Numerosos artículos han sido escritos acerca de cómo el oxígeno es tanto crítico para la vida como terriblemente destructivo a nivel celular. Una de las más claras explicaciones acerca de cómo el oxígeno es dañino provino de USC hace muchos años, un extracto del artículo puede leerse debajo. El oxígeno concentrado puede ser médicamente necesario y salvar la vida. Cuando este es el caso, los beneficios ciertamente superan los detrimentos causados por el daño producido por el estrés oxidativo.

Los atletas, especialmente los atletas de resistencia metabolizan mucho más oxígeno que una persona normal. Más allá que los atletas cuentan con mayor capacidad de reparación que el resto de nosotros, el agotamiento, el entrenamiento de resistencia y la competencia pueden inclinar la balanza en favor del daño. Esto puede resultar en enfermedad, disminución del desempeño y envejecimiento acelerado. El porqué del caso es explicado en la Ironía del Oxígeno.

La Ironía del Oxígeno

El oxígeno es un elemento relativamente pequeño, número ocho en la tabla periódica y para aquellos que recuerdan química del secundario, eso significa que tiene 8 protones y particular cargadas positivamente. El oxígeno es altamente reactivo y cargado eléctricamente. Los átomos cargados eléctricamente luchan por volverse neutrales, por tener un número de electrones en su caparazón exterior. Cada átomo de oxígeno, con seis electrones, necesita dos más para estar completo. Es por esto cuando se le presenta la oportunidad, con entusiasmo se combinará con cualquier átomo donador de electrones, por ejemplo, hidrógeno. En el cuerpo humano, por supuesto, se le da la oportunidad inhalación por inhalación. Cada vez que una célula quema su combustible de oxígeno para crear energía, también crea átomos de oxígeno libre conocidos como radicales libres. Y ahí yace el problema. El oxígeno no discierne que otras estructuras moleculares puede destruir en su búsqueda por convertirse en eléctricamente completo. Si en una proteína molecular hay electrones de sobra, o lo mismo en las membranas de las células que componen la grasa, e incluso en el ADN que es crucial para el funcionamiento de nuestras células y nuestro cuerpo, los átomos de oxígeno las tomarán y las cambiarán. Este constante desgaste celular producto de los estragos del oxígeno es tan penetrante que se la ha dado su propio nombre: estrés oxidativo. Y al igual que primo fisiológico, el estrés oxidativo puede, con el tiempo, desgastar el cuerpo. De hecho, las consecuencias biológicas de este tipo de este tipo de búsqueda de electrones pueden ser encontradas en la raíz del proceso normal de envejecimiento. Pero también son parte del cáncer. La enfermedad del corazón. La enfermedad de Parkinson. Nombra una condición, y en algún momento, los radicales libres del oxígeno probablemente jueguen su papel.

Extracto del artículo escrito por Lori Oliwenstein “La Ironía del Oxígeno: El oxígeno, la fuerza de vida encontrada en cada respiración, también es uno de los invasores más destructivos del cuerpo humano.” Revista de Salud de USC, 2002.